· 

CLUB MED ITAPARICA- "La fórmula de la FELICIDAD"

A medida que el Ferry surcaba el mar a toda velocidad, yo contemplaba la estela que se dibujaba en el agua absorta en mis pensamientos: ¿Qué me esperaría al otro lado de la costa?. ¿Cómo sería pasar los próximos días en un lugar cerrado, sin contacto con el exterior?. ¿Me aburriría de estar siempre en el mismo lugar?. ¿Experimentaría cierta sensación de encierro?

Me dirigía a  la isla de Itaparica-hogar de uno de los tres Club Med de Brasil- junto a un contingente de agentes de viaje para participar de una capacitación.

A mis espaldas la silueta de la ciudad de Salvador de Bahía se volvía cada vez más difusa hasta fundirse en el azul plomizo del cielo. Por delante...la inmensidad del mar sólo interrumpida por un diminuto punto color esmeralda: la isla de Itaparica.

Una pequeña gema, aguardando ser descubierta...

 


Siempre me había preguntado si las vacaciones en un Resort cerrado serían para mí. Tenía la sospecha de que, pasado el entusiasmo inicial, me podía llegar a sentir aprisionada. También me asustaba un poco la idea de que me tocara mal clima. "Qué se hace en un lugar así cuando llueve?!", me preguntaba. 

Y tenía la sospecha de que la vida nocturna, sería aburrida o directamente nula.

La invitación de Club Med se presentaba como la oportunidad ideal para despejar todas mis dudas de una vez por todas. 

Al llegar a la isla, el tiempo pareció quedar suspendido en el aire. Pisar el muelle fue sumergirme en una dimensión paralela donde todo transcurre a otra velocidad y los días se hacen eternos.

Allí nos esperaba un autobús que nos conduciría a través de los escarpados caminos de la isla hacia el Resort.

A través de la ventanilla pude vislumbrar pantallazos de la OTRA realidad de la isla..la menos glamorosa, la más descarnada: precarias chozas de colores estridentes, niños vagando por calles anegadas y hombres, sin ocupación aparente, aletargados bajo sol del mediodía.

En ciertos tramos el autobús parecía a punto de ser engullido por la exuberante vegetación, sin embargo, media hora más tarde se detuvo frente a un imponente portón (que por alguna razón me recordó al de la película Jurassic Park)

Tras incontables horas de viaje, habíamos llegado a Club Med Itaparica!!

 

 

La aldea soñada

Ni bien transpusimos la entrada (fuertemente custodiada), nos zambullimos en un oscuro túnel de bambú por el que no se filtraba ni el más mínimo haz de luz. 

Al final del sendero, se desplegó frente a nosotros, una encantadora aldea formada por casitas que parecían flotabar sobre una mansa laguna.

Mientras descendía las escaleras del autobús me vi golpeada por una oleada de vapor tibio. Y antes de que pudiera reponerme, otra ráfaga de estímulos tomó mis sentidos por asalto...la humedad, el perfume de las flores, el canto de los pájaros...los colores. Un verdadero tsunami sensorial que me dejó como en un estado de embriaguez. 

El staff de Club Med nos aguardaba formando un extenso corredor humano que iba desde el estacionamiento hasta la recepción. A medida que avanzábamos, un tanto confundidos, nos cubrieron con aplausos, sonrisas y muestras de cordialidad. Fue una bienvenida tan alegre y afectuosa que me dejó un tanto perpleja.

De carácter más parco y escéptico, los argentinos estamos poco habituados a este tipo de despliegues de amabilidad. Sin embargo, con el paso de los días, descubrí que la calidez humana es el sello distintivo de Club MedY tal vez, el secreto de su rotundo éxito...

Mientras bebíamos un delicioso cóctel de cortesía para reponernos del viaje nos entregaron un coqueto sobre con la tarjeta de nuestras respectivas habitaciones y un plano del Village, tal es el nombre con que Club Med se refiere a sus resorts.

Confieso que el predio es tan inmenso (33 hectáreas) que me llevó tres días llegar a mi cuarto sin perderme.

 

Habitaciones en Club Med: el placer de sentirse como en casa

Los estrechos senderos empedrados que conducen a los bungallows están cercados por exóticas variedades de plantas y flores. La iluminación es muy difusa, apenas suficiente para evitar que uno se tropiece. Las habitaciones se distribuyen en varios patios que forman pequeñas “vecindades” con simpáticos nombres tales como “Jardín de los amores” .

Abrír la puerta de mi habitación fue amor a primera vista. Me asignaron una habitación “Club Superior” con vista a los espléndidos jardines del Village. 

Austera, sin grandes adornos ni detalles suntuosos. Una especie de lienzo en blanco con algunas pinceladas de color en las cortinas, los almohadones, un cuadro y ramilletes de flores naturales (dejados como al descuido sobre la cama).

La fuerte presencia de la madera combinada con una cálida iluminación puntual, le conferían una atmósfera relajante y acogedora. Me sentí tan a gusto que de inmediato desarmé mi valija por completo y acomode todas mis pertenencias en los armarios como si me fuera a quedar a vivir ahí  (cosa que rara vez hago en los hoteles)

¿La habitación podría haber sido más lujosa? Tal vez, sí... Pero armonizaba tan bien con el entorno de la isla, que me daba la sensación de estar mi propia cabañita en el mar.

¿El televisor era LCD?...NO, pero no lo encendí ni una sola vez durante toda la toda estadía porque estuve demasiado entretenida como para mirar tele.

Creo que no hay mayor lujo que el de la sencillez: una cama inmensa, sábanas y toallas frescas todos los días, una linda vista, climatización adecuada , mucho espacio y limpieza. ¿Qué más se le puede pedir a un cuarto de hotel en una isla con semejante belleza natural? NADA.

Además, el tiempo de permanencia en la habitación es mínimo ya que la vida en los Villages se desarrolla al aire libre. 

Gastronomía en Club Med: una apuesta de la calidad

Llegó la hora de cenar y me encontré con que Club Med tiene un solo restaurant y no cinco (como la mayoría de los Resorts de su categoría). Pero, ¿de qué sirve que haya 5 restaurantes cuando toda la comida proviene de una misma cocina y tiene el mismo sabor?.

En Club Med hay un solo restaurant, es cierto, pero con un nivel de excelencia jamás había encontrado en otro Resort All-inclusive.

El menú es variado, fresco, sofisticado y saludable, con ciertos guiños locales, pero con un marcado sello francés, presente en la mesa de quesos para postre  (costumbre netamente francesa). Como así también en la excelente panificación de elaboración artesanal y los delicioso postres.

Las noches temáticas van mucho más allá de un simple cambio de mantelería y decoración. Cuando Club Med ofrece una cena Italiana, realmente se tiene la sensación de estar en Italia. La calidad de las pizzas, los calzones y las pastas es asombrosa. Lo mismo sucede la noche de Sushi, donde la  variedad y la originalidad de las piezas, denotan un vasto conocimiento de las técnicas de elaboración de esta especialidad culinaria.

La ambientación del restaurant es elegante pero descontracturada a la vez. Se destacan los arreglos de flores naturales, los altos techos de madera patinada, la iluminación cálida y la  presencia de obras de arte de artistas  locales.

Al ser semi-abierto, el salón brinda la inigualable la sensación de estar comiendo bajo las estrellas.

Club Med fomenta la conexión y la camaradería entre los huéspedes y los miembros de su staff (llamados GO: gentil organizador), es por eso que dispone de grandes para ser compartidas. Además, en una decisión que me pareció sumamente atinada, la de señal de wi-fi está bloqueada en el área de restaurant, evitando que los comensales se distraigan con sus celulares y propiciando el verdadero disfrute de la gastronomía y las charlas genuinas.

Fuera de los horarios de las comidas principales, hay snacks disponibles en el Bar de la Piscina (Qué placer saborear un delicioso plato de cornalitos contemplando el mar desde la reposera!!).

Y para la hora del Té hay tortas, sandwiches y snacks.

It´s Show Time!!

Terminada la cena llega la hora de los Shows. A diferencia de otros Resorts donde los espectáculos están a cargo de compañías de teatro profesionales, en Club Med son los propios miembros del personal los que protagonizan los Shows. Esto los vuelve mucho más entretenidos y espontáneos. Son Shows hechos a pulmón, donde desde el jefe de bar hasta el profesor de tenis sorprenden con sus habilidades histriónicas. Se destaca el Show de Circo: un asombroso despliegue de destreza y habilidad , digno del Cirque du Soleil (con quien ClubMed ha sellado recientemente una promisoria unión). 

Las risas compartidas y la complicidad que se crea entre los huéspedes y los animadores durante los Shows, son el preludio perfecto de las fiestas que coronan cada noche.

Nadie sabe organizar fiestas mejor que Club Med. Música a cargo de djs de nivel internacional, luces y equipamiento de última generación, los más deliciosos tragos y la divertida animación de los GO hacen que cada fiesta sea inolvidable y hasta el más aburrido salga a bailar.

Fiesta de la espuma, fiesta en la playa...Cada una mejor que la anterior, todas imperdibles. La atmósfera que se logra es única. Lo que sucede es que todos llegan a la isla como extraños pero, al cabo de unos días, se despiden como amigos

 

Los GO, el arma secreta de Club Med

Club Med designa a todos los miembros del personal que están contacto directo con los huéspedes con el nombre de GO Gentil Organizador. Simpáticos, talentosos, carismáticos parecen salidos de un casting de Cris Morena. Son profesores de tenis, de vela, de educación física, de Circo, otros trabajan en recepción, en el Club de niños o en el bar. Jóvenes, osados y aventureros, toman su trabajo como un auténtico estilo de vida que les permite adquirir experiencia y viajar alrededor del mundo.Pasan un promedio de un año en cada Village y luego son trasladados a otros destinos.

Como en un circo de pueblo, donde la misma persona que vende las entradas, hace piruetas en el trapecio y vende golosinas en los intervalos, en Club Med se puede ver a los GO dando clases de aquagym por la mañana, jugando un partido de voley minutos más tarde, actuando en el show nocturno y bailando en la discoteca junto a los huéspedes hasta altas horas de la madrugada. Su energía y su entrega son admirables. No hay nada que ellos no sean capaces de hacer con tal de ver a los huéspedes felices. Entretienen, tienden puentes entre pasajeros de diferentes nacionalidades, incentivan a participar de las actividades pero sin forzar a nadie. Son tan simpáticos que logran neutralizar cualquier tipo de enojo o disconformidad a fuerza de risas, baile y diversión.

El puesto más codiciado de Club Med es el de “Chef de Village” y sólo se accede al mismo después de haber sido GO durante muchos años. Sin embargo, es evidente que el ADN de  GO sigue corriendo por las venas de los Jefes, a tal punto que Olivier Niang (Chef de Village de Itacarica) no titubeó a la hora de disfrazarse de Tina Turner para entretenernos durante un Show. Tampoco pasó inadvertido el valioso gesto de Tiago Varalli (Gerente de Club Med Argentina) quien a pesar de ser brasilero, dejó de lado cualquier tipo de rivalidad futbolística para disfrazarse del Potro Rodrigo y cantar “La mano de Dios” a viva voz para homenajear al grupo de argentinos. 

 

La Playa de Club Med: pequeña y encantadora

Cuando hablamos de un destino vacacional, la pregunta sobre cómo es el mar es ineludible. La playa, no es demasiado extensa pero tiene arenas finas y blancas y cuenta con la protección natural de una barrera de coral. Dependiendo del día y del horario, el mar está calmo o presenta un poco más de oleaje. Pero, ¿no es acaso la impredecibilidad uno de sus principales encantos del mar?.

Las palmeras son tan altas que llegado cierto horario, proyectan su sombra sobre la playa, pero lejos de resultar un inconveniente esto se transforma en una invitación para mudarse a disfrutar de la piscina, que es un verdadero lujo de diseño y ambientación paisajistica.

 

Actividades en Club Med: un universo de diversión

En Club Med hay actividades adaptadas a todos las edades y los gustos. Para los más activos, la agenda diaria está cargada al límite con partidos de fútbol, beach voley, tenis y waterpolo. Los más audaces pueden tomar clases de trapecio volador.

Para los más conservadores hay caminatas matinales por el parque, gimnasia en la piscina, zumba, tiro con arco y sesiones de elongación.

El gimnasio, suspendido en un deck sobre la laguna, inspira a hacer gimnasia hasta al menos activo de los huéspedes.

Impresiona el tamaño de las caballerizas que rivaliza con las  de los mejores Clubes Hípicos. En sus paredes se exhiben cuadros alegóricos, un detalle que denota el status y la sofisticación presentes en cada rincón de Club Med.

14 canchas de tenis impecablemente mantenidas  e iluminadas y una deslumbrante cancha de basquet que despertaría la envidia de cualquier club de barrio son sólo algunas de instalaciones deportivas que ofrece el Village.

 Los bebés, los niños y los adolescentes reciben un trato preferencial y tienen espacios y actividades diseñadas exclusivamente para atender a sus necesidades.

 

La ilusión de la isla propia

Por sus enormes dimensiones, uno puede caminar durante horas por los parques de Club Med o descansar en silencio en una hamaca paraguaya sin toparse con otras personas. Casi como si se tratara de una isla privada. Una experiencia diametralmente opuesta a la de otros Resorts, donde es imposible escapar a las grandes multitudes.

Si bien Club Med procura mimetizarse con las culturas donde se instala, el halo de glamour europeo que lo envuelve es tan omnipresente, que uno se olvida por completo dónde se está. Sabemos es Brasil pero bien podríamos tratarse de Hawai, Saint -Martin o las Islas Baleares. Club Med es un resort all- inclusive que se siente y se vive como la más exclusiva de las Villas vacacionales europeas.

 

Me considero una viajera bastante exigente, sin embargo en esta ocasión siento que debo aclarar algo: Me enamoré perdidamente de Club Med...con un enamoramiento casi adolescente, de esos que te impiden ver los defectos del otro. Por eso me cuesta ser objetiva a la hora de calificarlo. Si buscan una opinión más neutral, tal vez les convenga recurrir a otra fuente.

Sin embargo, puedo responder a varias de las preguntas puntuales sobre Club Med:

  • ¿Volvería a Club Med Itaparica? Sin dudas lo haría.
  • ¿Recomendaría Club Med a otras personas? Dependiendo de cada caso pero en líneas generales, sí. Creo que se adapta a prácticamente cualquier perfil de viajero: luna de miel, familias con hijos, viajes de incentivo (empresariales), conferencia, grupos de amigos, etc
  • Si viajara a un destino donde pudiera elegir entre un resort de Club Med y otros hoteles similares, ¿elegiría Club Med aún si tuviera que pagar un poco más? Definitivamente sí. Porque amé la filosofía de la cadena y considero que ningún All Inclusive puede superar a quienes inventaron el concepto en primer lugar: Club Med

¿Qué hace que Club Med sea tan especial?… Es un factor intangible que yo denominaría “factor felicidad”.

Que se materializó aquella tarde, cuando luego de la mejor clase de Zumba de mi vida, me sorprendieron con una elongación bajo las estrellas. O cuando faltando minutos para que finalizara una fiesta, la gerencia no sólo accedió a prolongarla, sino que la trasladó a la piscina, convirtiéndola en la pool -party más divertida de la que tenga memoria.

Sin olvidarme de la noche en la que comenzó a llover y escuchando las gotas sobre el tejado de la habitación, me sentí la mujer más afortunada del mundo.

 

De ahora en más cuando me pidan que cierre los ojos y me imagine un lugar hermoso, ya sé a dónde voy a ir:

CLUB MED ITAPARICA, donde mi paraíso imaginario, se hizo realidad.


  • AGRADECIMIENTOS: a Juan Manuel Ramallo de LaPlace  por haber pensado en Albatros Viajes y Turismo al organizar este formidable FamTour. A Tiago Varalli (Gerente de Club Med Argentina) por su calidez, su simpatía y por no escatimar esfuerzos para garantizar nuestra felicidad durante la estadía en la Isla (te perdonamos que no haya Fernet, jajaja!!). A Laura Policastro y Tina Garrido de Club Med Argentina por acompañarnos y estar pendientes permanentemente de que estuviéramos a gusto y nos sintiéramos cómodos. A vos, Lali, por haberme cedido tu lugar en este viaje espectacular. Te lo voy a retribuir con mucho trabajo jajaja!!
  • DEDICATORIA: le dedico esta nota a mis 11 compañeros de viaje de la región Córdoba/Cuyo-Andrea Vieyra, Gina Ciuffo Frattaroli, Alejandra Piazza,Miriam Lorenzo, Eliana Lempert, Silvana Probst, Silvina Tosi, Guillermo Valdeolmillos, Florencia Acevedo, Jonathan Aberastain y Mariano Rodriguez. Y al coordinador más amoroso y paciente del mundo Martín Delgado de LaPlace

Lo mejor del viaje fueron ustedes y la amistad que nació entre nosotros. 


Compartí en tus redes sociales!!

Escribir comentario

Comentarios: 9
  • #1

    Pamela (domingo, 29 mayo 2016 21:35)

    Se nota que te apasiona lo que haces! Es muy placentero leer lo que escribis, dan ganas de estar en ese lugar...gracias por ser nuestros ojos!

  • #2

    Eliana (miércoles, 01 junio 2016 17:40)

    ...tuve la oportunidad de ir a ese hotel y tu blog refleja a la perfección mi experiencia...

  • #3

    Cris (jueves, 02 junio 2016 16:43)

    Genial Caro. Como todo lo que escribis. Tenés esa capacidad de teletransportar al que te lee. Sin dudas, después de leer tu blog, dan ganas de ir a Club Med!!!

  • #4

    claudia gazzola (jueves, 02 junio 2016 18:58)

    Excelente descripción...siempre tuve curiosidad sobre cómo serían los Club Med y ahora iría sin dudarlo, despues de leer tu nota ya no me quedan dudas, en cuanto pueda viajo a conocer uno ! Gracias Carolina Guiniazu !!!!

  • #5

    Silvana (viernes, 03 junio 2016 08:04)

    Hermoso Caro! has puesto en palabras tal cual lo que sentimos y lo que significó Club Med para todos los que tuvimos la oportunidad de estar ahí! Te felicito

  • #6

    Romina (lunes, 06 junio 2016 19:29)

    Sos una genia Carooo!!! realmente me imagino ese lugar tal cual lo describís y no me vuelvo jamás..seguí escribiendo mas notas que de verdad lo hacés a un vivel increíble...beso!!

  • #7

    Laura Policastro (jueves, 23 junio 2016 05:09)

    Caro haber contado con vos en el evento y ahora recibir este relato de regalo con un nivel exacto de equilibro entre la objetividad profesional y la subjetividad de alguien con mucha experiencia y buen criterio es maravilloso. Graduada con honores sos parte de la familia Club Med y festejamos tenerte cerca!!

  • #8

    Jada Alejo (miércoles, 01 febrero 2017 11:21)


    Wonderful website you have here but I was curious about if you knew of any forums that cover the same topics discussed here? I'd really like to be a part of community where I can get responses from other experienced people that share the same interest. If you have any recommendations, please let me know. Kudos!

  • #9

    Sophia Fleitas (miércoles, 01 febrero 2017 11:37)


    Hi there i am kavin, its my first occasion to commenting anywhere, when i read this piece of writing i thought i could also create comment due to this good piece of writing.