· 

LA HABANA. Ladrona de corazones...

Desde mi adolescencia soñaba con viajar a Cuba. Repetía una y otra vez que quería conocer CUBA  “antes de que todo cambiara”.  Yo quería conocer “la Cuba de Fidel”.

Acontecimientos como el deterioro de la salud de Fidel Castro, la reanudación de las relaciones diplomáticas entre CUBA y USA, la visita del Papa y el multitudinario concierto de los Rollings Stones, fueron señales del inminente final de una era.

Se intuía que CUBA, tal como se la conocía, estaba a punto de cambiar.

Fue entonces que decidí apurarme y viajar a CUBA para festejar mi cumpleaños nro. 40.

Antes de viajar leí todo el material que encontré sobre CUBA, imprimí cientos de planos en los que marqué meticulosamente los lugares de interés y conversé con amigos que ya habían viajado a la isla. 

Estaba convencida de que me había"preparado" muy bien, pero me equivoqué.

Nada ni nadie puede prepararte para CUBA.

De la misma manera que  NADA pudo prepararme para despertar con la noticia de la muerte de FIDEL, a pocos días de mi regreso.

Mi sueño se había cumplido con una inquietante “puntualidad”.

De haberme demorado unos días más en viajar, JAMÁS hubiera conocido “la Cuba de Fidel”.

Afortunadamente pude hacerlo y recorrí su ciudad más emblemática: LA HABANA .

En un capítulo muy especial del blog te cuento mi experiencia y te doy algunos tips para organizar tu viaje.

 


¿Cómo ORGANIZAR el viaje?

 

Generalmente los viajes a CUBA incluyen una semana de PLAYA (en Varadero o en algún Cayo) y un breve paso por LA HABANA.

Mi consejo es que si  te gustan la historia, el arte, la gastronomía y la cultura tanto como a mí, prolongues tu estadía en LA HABANA. Quedate como mínimo tres noches (para tener un buen pantallazo de esta fascinante ciudad).

Aquí van otros consejos útiles:

  • Lee varios artículos, blogs y guías sobre "Cosas para hacer en La Habana” y  después pasalos por el tamiz de tu gusto personal. (No tiene sentido que vayas a mil museos si no lo disfrutás. Tal vez a vos te divierta más visitar la casa del Che Guevara o recorrer la ciudad a bordo de un auto descapotable antiguo).
  • Marcá los sitios que querés visitar en Google Maps e imprimí tus propios planos (una vez que estés allá te va a costar mucho conseguir mapas de la ciudad).
  • Llevá calzado cómodo porque todas las calles son de adoquines y vas a caminar un montón (olvidate de los tacos altos)
  • Llevá Euros en lugar de dólares porque el cambio es más beneficioso en esa moneda.
  • Llevá efectivo y No tarjetas de crédito porque la mayoría de los negocios NO las aceptan.
  • Antes de salir del Hotel pedí que te cambien los billetes grandes por sencillo para las propinas.
  • Si sos de tener antojos de cosas dulces a la noche, llevá tu propio “arsenal” de golosinas (esto también cuenta para los chicles y pastillitas). No hay quioscos (vi uno solo en toda La Habana y los precios eran prohibitivos)
  • No te olvides de los medicamentos que tomás habitualmente y de los artículos de tocador ( algodón, toallitas, tampones, repelente, protector solar) porque allá escasean y su precio es altísimo.
  • Cuba exige una VISA y una cobertura médica para ingresar al país. La agencia de viajes se encarga de proveerte ambas cosas pero si organizás el viaje por tu cuenta no te olvides de este último punto porque es muy importante.

¿Qué HOTEL elegir?

 

Contrariamente a todo lo que te hayan dicho, NO da lo mismo alojarse en La Habana Nueva que en la Habana Vieja.

Los principales atractivos de la ciudad están concentrados en La Habana Vieja por lo que te recomiendo alojarte en esa zona para poder manejarte a pie. Por otra parte, los taxis no son tan baratos como te lo pintan y si cada vez que salís del hotel, tenés que pagar un mínimo de 10 euros de ida y 10 de vuelta, los gastos se te disparan por las nubes.

Antes de viajar, revisé exhaustivamente Trip Advisor para elegir mi hotel.

Todos los comentario señalaban al Iberostar Plaza Central como el mejor de la ciudad pero como estaba lleno, me derivaron a otro.

No voy a negar que me sentí bastante desilusionada. Sin embargo, ni bien puse un pie el Hotel Mercure Seville tuve la certeza de estar en uno de los Hoteles más bellos de la ciudad. Y no me equivoqué.

 

Otras excelentes opciones de alojamiento en la zona de La Habana Vieja son: 

El Hotel Inglaterra y El Telégrafo (ambos ubicados en El Parque Central, a metros del Capitolio)

El Hotel Ambos Mundos (donde vivió el escritor  Ernest Hemingway), el romántico Hotel Raquel (con su impresionante cúpula art nouveau) y el Hotel Florida, ubicados en el corazón de la Habana Vieja. 

En cualquiera de estos maravillosos Hoteles  te vas a sentir como si estuvieras durmiendo en un Museo.

Ah!! Y no dejes de subir a sus terrazas para ver las postales más bellas de la ciudad.


¿Por DÓNDE empezar?

 

Si viajás a través de la agencia, un guía te va a dar la bienvenida  y te va a ofrecer las principales excursiones para el día siguiente. Pero no desaproveches ni un minuto de tu estadía en esta maravillosa ciudad y empezá a recorrerla de inmediato

Nuestra primer parada fue el mítico bar Floridita (la cuna del Daiquiri)

Entrar al Floridita es sumergirse en un mundo de música, risas compartidas y alegría. Sin importar la hora en la que vayas, el desfile de turistas es incesante.

Pronto las barreras culturales e idiomáticas se diluyen bajo los efectos del daiquiri y todos terminan bailando como si el mundo se estuviera por acabar. 

La decoración del lugar de estilo Regency es exquisita, con pesados cortinados de terciopelo, pomposas arañas de caireles y lujosa cristalería de Baccarat. Sin embargo, la atmósfera es tan divertida que terminás sintiéndote como en casa (como el célebre escritor Hernest Hemingway que pasaba horas y horas acodado en su lustrosa barra).

No es cierto que sus daiquiris sean los mejores del mundo pero el clima de alegría que se vive en el Floridita es único e irrepetible. Esto lo convierte en una parada obligatoria en La Habana y la en mejor manera de entrar en clima antes de empezar a recorrer la ciudad.


 Explorando La Habana Vieja 

 

Cuando salgas del Floridita tomá la calle Obispo que te va a llevar directamente hasta la Plaza de Armas (el corazón de la Habana Vieja).

A medida que vayas recorriendo esta bulliciosa arteria vas a ir descubriendo los negocios típicos de La Habana ( farmacias, almacenes, restaurantes, jugueterías, puestos de artesanías, etc). Vas a pasar frente a Bancos, oficinas públicas y escuelas. Y también te vas a cruzar con un sinfín de vendedores ambulantes (churros, coco helado, jugos naturales y maní en conos entre otros ).

Las fachadas decrépitas  de la mayoría de los edificios contrastan drásticamente con las de aquellos que fueron restaurados.

El caos de bici-taxis, coco-taxis y peatones que pululan en todas direcciones conforman un colorido tapiz que te va preparando para todo lo que estás por descubrir. 

En esta zona hay cuatro plazas coloniales que no podés dejar de visitar.

  • La Plaza de Armas (donde de lunes a sábados se instalan los puestos de libros y antigüedades)
  • La Plaza San Francisco de Asís (frente al puerto)
  • La Plaza Vieja (la más animada y la única donde los locales permanecen abiertos hasta más tarde)
  • La Plaza de la Catedral (donde se encuentra la Catedral, el Museo de Arte Colonial y la Taller Experimental de Gráfica)

Mi preferida es la Plaza Vieja donde no podés dejar de probar una deliciosa cerveza "hecha en casa" en la galería de la cervecería Factoría Plaza Vieja.

Para cenar te recomiendo La Vitrola, un simpático restaurante de decoración vintage con música en vivo y mesitas en la vereda.

 ¿Por dónde seguir?

 

Hay muchas maneras de recorrer la ciudad pero para mí la más económica y efectiva es Bus Turístico de dos pisos.

Lo tomás en el Parque Central a partir de las 9 de la mañana y podés usar el mismo ticket hasta las 19hs. Cuesta 10 cuc (que equivale a 10 Euros)

El Bus hace un recorrido completo de la ciudad, te permite descender en los principales puntos de interés y tomar el próximo que pasa cada media hora aprox. 

Sus principales paradas son:

  • El Paseo del Prado
  • El Malecón
  • La Plaza de la Revolución
  • La Necrópolis Colón
  • Universidad de la Habana

Tiene conexiones hacia Fusterlandia (ver más abajo) y la Marina Hemingway.

A la hora de elegir las excursiones, las opciones son super variadas. Yo opté por una que incluía:

  • una caminata nocturna por las plazas coloniales
  • una visita a la fortaleza de San Carlos de La Cabaña para presenciar la ceremonia del cañonazo (todas las noches a las 21hs se recrea el llamado que se hacía a la población para informarle que las puertas de la muralla que protegía la ciudad, estaban por cerrar)
  • una cena en La Bodeguita del Medio. 
Me pareció una excursión muy divertida y te la recomiendo. 

 


¿A qué Museo voy?

 

Ya sé, te gustaría ir a todos pero el tiempo NO te alcanza...

Tal vez esto te ayude un poco:

Museo de la ciudad
Museo de la ciudad

¿Y si quiero hacer algo DIFERENTE?

 

Si  te querés desviar de los paseos más convencionales y conocer los sitios menos explorados de la ciudad, acá van algunas ideas: 

Barrio Chino
Barrio Chino

¿Qué TOMAR?

  • Un daiquiri de limón (el original) en el Floridita
  • Un mojito en La Bodeguita del Medio (sólo para decir que estuviste ahí porque en realidad no son tan buenos)
  • Un guarapo en algún puesto callejero. Es el jugo extraído directamente la caña de azúcar mediante una máquina. Super refrescante!!
  • Una jarra de cerveza artesanal en Factoría Plaza Vieja en la Plaza Vieja
  • Un chocolate frío o caliente en El Museo del Chocolate ( el chocolate en Cuba es un lujo y este es uno de los pocos lugares donde los cubanos adquirirlo)
  • Una piña colada en la terraza del Hotel Ambos Mundos (dicen que es la mejor de la ciudad)

¿Qué COMER?

  • Churros (si son con leche condensada, mejor!!)
  • Chiviricos (una masa frita espolvoreada con azúcar, la versión cubana de nuestras "tortas fritas")
  • Coco Glacé helado preparado con el agua, la lehe y trocitos de coco, presentado en su propia cascara. 100% natural
  • Un helado de Coppelia (la verdad es que no son ricos, pero esta heladería ha jugado un rol tan importante en la vida cotidiana de los cubanos que no podés dejar de ir)
  • Comer en un Paladar (son casas de familia donde podés probar los platos típicos de la gastronomía cubana a excelentes precios). Uno de los más importantes es La Guarida.



La razón por la que tardé tantos años en ir a Cuba fue que no encontraba a nadie que quisiera acompañarme.

Algunos ya habían ido y les había causado mucha tristeza ver las condiciones de vida del pueblo Cubano.

A otros no les atraía en lo más mínimo ir a un lugar que está “detenido en el tiempo” y preferían destinos más modernos y “lujosos”.

Todos declinaban mi invitación con la frase: "Cuba no es para mí".

Por suerte, mi amiga Claudia accedió a acompañarme sin dudarlo (era su primer viaje al exterior y lo único que le interesaba era que lo hiciéramos juntas).

 

Lo cierto es que CUBA es un destino que genera mucha intriga y en mi caso, hasta un poco de temor.

El MOTOR de mi viaje a CUBA fue la curiosidad.

Estaba llena de preguntas y algunas me parecían tan tontas que jamás me hubiera animado a expresarlas en voz alta:

¿Todos los autos eran antiguos como los de las fotos?

¿Había negocios?

¿Me cruzaría con militares armados en las calles?

¿Sería verdad que la gente pedía papel higiénico y jabones?

Durante mi viaje encontré la respuesta a varias de esas preguntas...otras tantas quedaron sin responder.

Pero si de algo estoy segura es que CUBA ES PARA VOS!!

Sin importar tu edad, tu formación, tu ideología ni tus gustos personales, CUBA te va a robar el corazón.

Agradecimientos:

En primer lugar le quiero dar las gracias a mi marido, Jorge De Bortoli. Yo no hubiera podido cumplir este sueño si no fuera por su generosidad y su apoyo incondicional.

Un agradecimiento muy especial para Patricia Palacios, Elizabeth Gregorat y Mariano Pardo que me dieron muchos consejos y datos útiles para conocer la ciudad. Sin su ayuda este viaje no hubiera sido lo mismo.

Laly Menel, gracias por organizar este magnífico viaje y por rescatarme cuando perdí el avión en Panamá.

 

Dedicatoria: Esta nota está dedicada a mi amiga Claudia Gazzola.

 

Clau, fue un honor poder acompañarte en tu primer viaje al exterior (espero que vengan muchos más).

Gracias por caminarte toda La Habana detrás mío, por confiar a ciegas en mi sentido de la orientación y por esperarme estoicamente en la puerta de los Museos...jajaja!!

 

Paseo fotográfico por La Habana

Lugares ...

Edificios...

1- Gran Teatro de La Habana 2-Edificio Bacardi 3-Fabrica de Tabaco Paragás 4- Escuela Nacional de Danzas 5-Hotel Inglaterra 6-7 Hotel Raquel 8-Edificio de la Cámara Oscura (Plaza Vieja) 9-Hotel Nacional de Cuba 10-La Catedral

Arte...

Dejá tu comentario y compartí en tus redes sociales!!!

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    Claudia Gazzola (lunes, 05 diciembre 2016 18:54)

    Impecable descripcion de este lugar maravilloso que pudimos conocer juntas, cada nota tuya es excelente, te felicito amiga querida !!!
    Gracias por elegirme para compartir este viaje soñado, ojalá vengan muchos mas !!! Te quiero con el alma.

  • #2

    Elizabeth Graciela Gragorat (lunes, 05 diciembre 2016 22:51)

    Excelente nota Caro! Es como volver a estar en La Habana. Vamos por la próxima recomendación...!

  • #3

    Evan (martes, 06 diciembre 2016 07:19)

    Feliz de que hayas podido cumplir con ese gran deseo. Mis ganas crecen aún más después de leerte y escucharte en nuestros encuentros. Espectacular reseña de viaje. ❤

  • #4

    Silvia Cristina Magdaleno (martes, 06 diciembre 2016 11:27)

    Excelente comentario! Quiero volver a caminar esa maravilla de Habana Vieja...

  • #5

    Tu Marido. (martes, 06 diciembre 2016 20:47)

    Casi que me estás convenciendo de ir.. La nota, muy a tu estílo, Sin detalles. Te Felicito!! Me encanta que hagas lo que te gusta y me encanta quedarme con las nenas.. TE AMO.

  • #6

    marthu (miércoles, 07 diciembre 2016 08:49)

    Hayy Caritooo que bella nota!! sin desperdicios....sin dudas ese don tuyo (del cual ya te conté...) sigue intacto y se agiganta en cada viaje...recorrí La Habana a través de tu mirada, y quiero por supuesto ir a corroborarlo y traer la mía...así después intercambiamos charlas infinitas !! :)